Implantamos su plan de igualdad

Desde la entrada en vigor de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, la elaboración e implantación de planes de igualdad es una obligación para todas las empresas de más de 250 personas trabajadoras. Para las demás empresas, la Ley Orgánica establece que la elaboración e implantación de planes de igualdad será voluntaria previa consulta a la representación legal de los trabajadores y trabajadoras.

Tal y como se establece en el artículo 46 de la Ley Orgánica 3/2007, un Plan de Igualdad es un “conjunto ordenado de medidas, adoptadas después de realizar un diagnóstico de situación, tendentes a alcanzar en la empresa la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres y a eliminar la discriminación por razón de sexo”.

Para la elaboración, implantación, seguimiento y evaluación del Plan de Igualdad se han de seguir las siguientes fases:

Fase I: Compromiso y creación de comisión de igualdad: supone establecer y formalizar por escrito un compromiso entre la Dirección y la representación del personal de la empresa, así como la creación de la comisión de igualdad (Comisión paritaria de igualdad o comité de igualdad).

La comisión de igualdad debe ser paritaria, esto es, debe estar integrada por representantes del personal de la empresa y de la empresa en igual número por ambas partes y su función será la realización del diagnóstico inicial, programación, ejecución, seguimiento y evaluación del plan de igualdad.

Aunque la Ley Orgánica 3/2007 no lo contempla, es importante nombrar un Delegado/a de Igualdad, que asuma las funciones asignadas en el propio plan, además de las funciones de informar, vigilar y controlar el desarrollo del plan de igualdad.

 

Fase II: Elaboración de un diagnóstico inicial de situación, en el que se realice un análisis detallado desagregado por sexo, de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres dentro de la organización. El diagnóstico permite detectar las situaciones discriminatorias que pudieran producirse.

 

Fase III: Elaboración del plan de igualdad: donde se recogen las propuestas para eliminar y prevenir las situaciones sexistas y discriminatorias detectadas en el diagnóstico inicial. Los planes de igualdad establecen los objetivos concretos de igualdad a alcanzar, las acciones a adoptar para conseguirlas, así como los recursos asignados y los métodos de seguimiento y evaluación de los objetivos fijados.

 

Fase IV: Ejecución del plan: implementación de las medidas establecidas y seguimiento de las mismas.

 

Fase V: Seguimiento y evaluación del grado de cumplimiento y resultados del plan de igualdad. Aporta información sobre el grado de cumplimiento de los objetivos fijados en el plan y su grado de desarrollo, así como la valoración de los logros obtenidos.